RealPolitik

Tu política internacional

  • Español
  • Polski
  • English
  • Español
  • Polski
  • English
Internacional Política Unión Europea

Cuestiones sobre la reducción del número de parlamentarios en Italia

Enrique Fernández de Frutos

La semana pasada toda la prensa europea se hizo eco de la noticia sobre el recorte de parlamentarios en las altas esferas políticas italianas. La Cámara de los Diputados italiana aprobó una reducción del numero de parlamentarios tanto en el Congreso como en el Senado de 345 diputados y senadores menos. Las dos Cámaras, a partir de ahora, pasarán de 945 a 600 escaños. Con esta reforma, el número de diputados se reducirá de 630 a 400 en la Cámara y de 315 a 200 senadores en el Senado.

En términos macro es una buena noticia. A menor numero de parlamentarios, se tendrá una mejor asignación de los fondos públicos que son meramente constituidos por aportaciones de cada ciudadano italiano. Sin embargo, como siempre, hay que analizar este tipo de casos con lupa. 

Y es que, a pesar de que los números macro son meramente positivos, tan solo hace falta estudiar la dualidad que se crearía en el territorio italiano si se materializa este proyecto. Existiría un sistema dual donde en términos generales hay menos parlamentarios, pero en términos regionales los políticos seguirían siendo los mismos. Es decir, para el caso del Véneto, por ejemplo, tendríamos un recorte en la representación del norte de Italia. No obstante, todos los alcaldes, concejales y asesores seguirían conservando su puesto. Esto desemboca en una gran desigualdad en términos de representación política y de discrepancias ante la asignación de los fondos públicos puesto que, si se reduce la representación parlamentaria en términos macro de país, seria conveniente y lógico la consecuente reducción de políticos a nivel regional mediante las fusiones de alcaldías, municipios o regiones.  

Hay que destacar que los datos acerca de la representación política a nivel regional no son fáciles de conseguir puesto que no se conoce con exactitud los números de alcaldes, concejales y asesores.

A pesar de ello, según datos del 2010, Italia, con una población de 59,3 millones de habitantes, tenia una suma de 155.744 cargos. La mayoría de ellos, 120.490, son alcaldes y concejales. A pesar de esta comparación no se puede negar que Italia tiene actualmente el segundo parlamento más sobredimensionado de Europa, detrás del Reino Unido con 1.455 parlamentarios y Francia, en tercera posición con 925. Pero, aun así, es conveniente volver a mirar con lupa los países más representativos de la Unión Europea para entender el problema real.

España, por ejemplo, según datos del 2017, con una población de 46 millones de habitantes, tenia una suma de una suma de 73.197 cargos. La mayoría de ellos, 67.121, son alcaldes y concejales. Francia, con una población de 60,3 millones de habitantes en el ano 2016, tenía una suma de 600.000 cargos.

Por último, Alemania, el actual motor económico de la Unión Europea desde la crisis del 2008, según datos del 2020, tiene una población de 81,5 millones de habitantes. En cuanto a cargos, se estima que tienen unos 100.000 cargos aunque este dato no está plenamente confirmado.

Las cifras hablan por sí solas. En cuanto a comparativas, Alemania es el país con mayor número de habitantes y menor número de cargos. Tras ella, iría España, Italia y, por último, Francia, cuyo número de cargos políticos está claramente sobredimensionado. Este desnivel, en cuanto a regiones y cargos políticos, no solo se traduce en gastos de representación sino en duplicidades de gastos en cuanto a temas relacionados con la sanidad, la educación o la propia seguridad de cada región. Si bien es cierto que desde la Unión Europea no se publica de manera oficial ninguna orden para reorganizar el sistema territorial de cada país, es bien sabido que a lo largo de los pasillos de las instituciones este tema esta cada vez mas en boca de todos, puesto que la reestructuración supondría un avance hacia un sistema europeo más federal, donde no se perdiese la identidad nacional pero se mejorase la administración de todos los recursos europeos que se disponen en la actualidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *