RealPolitik

Tu política internacional

  • Español
  • Polski
  • English
  • Español
  • Polski
  • English
Cultura Política Temas sociales

La nueva coalición para movilizar el voto: la moda y la política

Sara Cátedra Moya

Todos los años se celebran en las diferentes ciudades del mundo semanas de la moda. París, Nueva York, Milán y Londres son las cuatro principales. Se trata de un evento cultural que gira en torno a los diseñadores que exponen su trabajo y a las celebridades que acuden a los desfiles. Sin embargo, ha aparecido una invitada inesperada en los últimos años: la política. 

Mucho tiempo atrás, las grandes firmas de la alta costura han vestido a las figuras políticas más relevantes y este aspecto se politizó especialmente cuando grandes firmas expusieron su firme decisión de no vestir a la primera dama Melania Trump, la cual tuvo que optar por el uso de firmas europeas menos reconocidas. La idea de usar la moda como método de movilización del voto ha crecido desde las últimas elecciones presidenciales en EEUU en 2016. 

Todo empezó con una camiseta blanca y simple que tenía impreso el mensaje “We Should All be Feminist”. La camiseta vio la luz en la colección de primavera-verano del 2017 de Christian Dior, un año después de la última colección del ex-director creativo de la marca: Raf Simons. La actual directora creativa, Maria Grazia Chiuri, marca el camino de la firma siendo la primera mujer al frente de Dior. A pesar de la perspectiva activista que Grazia aporta a la prenda, el precio por encima de los 500 euros fue muy criticado y en consecuencia se decidió donar parte de los beneficios de las ventas a la fundación de la artista Rihanna: Clara Lionel, que lucha contra la pobreza en el mundo. 

En 2018, Michelle Obama, junto a estrellas como Tom Hanks, Tim McGraw y Chris Paul entre otros, lanzó la organización sin ánimo de lucro “When We All Vote”. Su objetivo era y sigue siendo “aumentar la participación en las elecciones y cerrar la brecha electoral de raza y edad al cambiar la cultura entorno al voto” como explican en su página web. Se organizan campañas de todo tipo. Por ejemplo, con el apoyo de otras celebridades como Selena Gómez se lanzó una línea de ropa con su emblema: “When We All Vote”. Este año la organización ha planificado servicios de ayuda en Miami para las personas desempleadas por la pandemia. Les facilitaron comida e información sobre la inscripción para votar. 

Ahora podemos observar cómo la industria de la moda se ha unido a la campaña de movilización del voto. Ya se ha puesto en marcha Fashion Our Future 2020, una iniciativa que incluye nombres como Virgil Abloh, Brandon Maxwell o Proenza Schouler. Los diseñadores venden sus productos bajo la iniciativa de FOF y en sus plataformas incluyen una opción para facilitar el registro de los ciudadanos al voto. 

En 2016, entre los menores de 30 años la participación de voto en las elecciones fue menor al 40%. Campañas como la de Loui Vuitton tienen un alcance específico en el público joven. Por ello, el planteamiento de fomentar el voto joven a través de una industria que mayormente les pertenece, es estratégicamente positiva. Una masa de gente que anda con camisetas y mascarillas que alientan al voto va más allá de un post de Instagram de una celebridad, la movilización al voto ahora va de boca en boca, de prenda en prenda, entre redes de iguales.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *