RealPolitik

Tu política internacional

  • Español
  • Polski
  • English
  • Español
  • Polski
  • English
Orgullo LGBTQ Política Temas sociales Trending

Mayores LGTBIQ+: una realidad invisibilizada

Ilustración: Louis Otis

Ana Castro

El colectivo LGTBIQ+[1] está conformado por gente de todas las edades, aunque tú probablemente conozcas a muchas más personas jóvenes que a mayores. Sin embargo, esto no es porque haya menos mayores LGTBIQ+, sino porque son un grupo mucho menos visible dentro del colectivo. Pero ¿por qué son estos mayores tan poco conocidos? ¿Y por qué debería importarte esto? Deja que te lo cuente.

Entendamos primero por qué no sabemos lo suficiente sobre ellos. La primera razón que nos lo impide tiene que ver con el contexto histórico español. Aquellos que hoy cumplen 65 años o más nacieron en mitad del régimen franquista o incluso antes de que éste comenzara. Así, se criaron y socializaron en un sistema ideológico ultracatólico y abiertamente homofóbico. Las conductas disidentes no solo eran rechazadas socialmente, sino que estaban penadas por ley: primero a través de la modificación de la Ley de Vagos y Maleantes en 1933 y luego mediante la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social en 1970. Ante esta situación se abrían tres vías: primero, salir del armario[2] con todas las consecuencias (rechazo social, encarcelamiento, reeducación); segundo, ocultarse; y tercero, intentar integrarse renegando de tu identidad LGTBIQ+.

No todo el mundo optaba a todas las opciones, por ejemplo, a una mujer cis [3] lesbiana seguramente le resultase más sencillo ocultarse, yéndose a vivir con sus amigas, o casándose con un hombre y formando un matrimonio de conveniencia[4]. Pero para una persona trans que quisiera cambiar su aspecto físico estas opciones no eran tan viables. Muchos de los que salieron del armario vivieron vidas precarias, injustas y sufridas; quizás murieron prematuramente por el gran deterioro físico y mental al que estuvieron expuestos.

Otros han tenido que interiorizar la homofobia que les enseñaron para sobrevivir a ambientes hostiles, de personas que no les aceptan tal y como son. Ejemplo de esto son los testimonios de mayores que al ingresar en residencias de ancianos, vuelven al armario (se rearmarizan) para estar seguros, anticipando el rechazo de sus compañeros, o tras haberlo vivido.

Aquellos que hoy tienen 65 años o más se criaron en un sistema ultracatólico y homofóbico, que en muchos casos les obligó a ocultarse o renegar de su identidad LGBTQ. Fuente: Hanna Jarzabek

Otra de las razones por las que no sabemos lo suficiente sobre ellos tiene que ver con los prejuicios sociales. Si se espera de una persona LGTBIQ+ que sea promiscua y la promiscuidad o el sexo son actividades propias de la juventud, entonces ser un mayor LGTBIQ+ es un oxímoron, o una paradoja. Edad y disidencia sexo-genérica se dan la mano en forma de nueva opresión a través del concepto de interseccionalidad, entendido como la manera en que la conjugación de los sistemas de subordinación contribuye a la creación de nuevos sistemas de opresión más complejos.

Como personas LGTBIQ+ son la excepción a la norma heteronormativa[5] y dentro del colectivo, también parecen la excepción: en conjunto, se les presta menos atención y por lo tanto parecen más invisibles. Ejemplo de ello es que solo tras 44 ediciones de Orgullo Gay en España se celebrase, en 2019, una edición cuyo lema aclamaba a este grupo: Mayores sin armarios. ¡Historia, lucha y memoria! Por una Ley LGTBIQ+ estatal.

La última razón por la que no conocemos a este grupo es, sencillamente, que no nos hemos esforzado en buscarlos. Sufre de negligencia estadística, porque tenemos muy pocos datos sobre ellos, especialmente en lo cuantitativo. No existen encuestas nacionales, del INE, del CIS, o de otras entidades que crucen sus respuestas por orientación sexual, o que recojan las identidades trans, o el número de personas intersex. Y esto puede suponer un problema porque si no recogemos estos datos es más difícil saber cuántos y cómo son, o dónde están.

Vale, ¿por qué debería importarte esto? O, más bien, ¿por qué deberíamos saber más sobre ellos? Para empezar, porque son un grupo activo que ya está organizado. En España hay dos asociaciones de mayores LGTBIQ+: la Fundación 26D y la Fundación Enllaç. Proporcionalmente son muy pocas, ya que puede que haya 100 o más asociaciones LGTBIQ+ en el territorio, aunque algunas de ellas también dedican espacios a los mayores. Entre las dos fundaciones suman un sinfín de actividades, talleres, publicaciones, servicios de acompañamiento y orientación, proyectos de cohousing y pisos compartidos, y hasta la primera residencia de ancianos LGTBIQ+ de España, abierta hace apenas unos meses.

Es decir, que, aunque pueda haber muchos mayores en el armario aún, los que han salido están fuera y con orgullo: debemos empezar prestando atención a éstos si queremos conocer al grupo entero, visibilizar sus organizaciones y darles espacios y voz pública.

Para continuar, ellos son la memoria viva de los cambios sociohistóricos de nuestro país. Estas personas han salido del armario en un contexto hostil a su existencia, quizás se han tenido que enfrentar a sus familias, a la cárcel, a pasar desapercibidas o a negar su propia identidad. No necesitan haber vivido intensas aventuras para entender que vale la pena escuchar sus trayectorias porque son parte de nuestra memoria histórica. Recoger sus vivencias suma a un proceso de reconciliación con nuestro pasado y de aprendizaje para el futuro.

Por último, existen estudios en Estados Unidos, Australia y Reino Unido que estiman que los mayores LGTBIQ+ podrían representar entre un 1,6 y un 3% de las poblaciones de estos países. Otro estudio de 2016 estimaba que un 6% de la población de la Unión Europea pertenece al colectivo, y que en España los mayores LGTBIQ+ son un 1,8% de este grupo.

2019, el año de la visibilización de los mayores LGTBI y recuperación de la  memoria histórica - Oveja Rosa - Revista sobre familias y amor homosexual
Recoger las vivencias de este colectivo, el cual se estima que representa cerca de un 6% de la población de la UE, es una parte fundamental del proceso de reconciliación con nuestro pasado y de aprendizaje para el futuro. Fuente: Oveja Rosa.

Si los mayores LGTBIQ+ en España representan casi un 2% de población esto equivaldría a cerca de un millón de personas. Sobra decir que es un número lo suficientemente alto como para considerarlo un grupo objetivo de políticas públicas, es decir, un grupo para el que legislar tomando en cuenta sus necesidades específicas. Claro está que, si no sabemos cuántos son o dónde están, entonces difícilmente podemos saber cómo están o qué necesitan. Y aunque podemos hacernos alguna idea gracias a algunos estudios sobre mayores LGTBIQ+ en Barcelona o en las Islas Baleares, necesitamos más datos que nos permitan poder extrapolarlos al resto del grupo, a su conjunto estatal.

Si llegados a este punto no te he convencido sobre la importancia de dar visibilidad a estos mayores entonces te recomiendo que seas tú mismo quien busque más información al respecto. Sin duda no conocemos lo suficiente a estas personas, o no nos estamos esforzando por verlas. Queda mucho trabajo por hacer.


[1] LGTBIQ+ son las siglas de Lesbianas, Gais, Transexuales, Bisexuales, Intersexuales, Queer.

[2] Salir del armario es una expresión popular que describe cuando una persona declara públicamente pertenecer al colectivo LGTBIQ+.

[3] Cis es la abreviatura de cisgénero y se refiere a aquellas personas cuyo género coincide con el que se les ha asignado al nacer. A las personas de género distinto al asignado al nacer se las llama personas trans.

[4] Matrimonio de conveniencia. Un matrimonio de conveniencia es aquel casamiento fraudulento que se produce fundamentalmente para obtener beneficios jurídicos, económicos o sociales, sin que exista un vínculo sentimental intenso entre los contrayentes. [5] La heteronormatividad es un término acuñado por Michael Warner que hace referencia a cómo las relaciones heterosexuales son la norma social, institucionalizada y naturalizada.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *